domingo, 23 de marzo de 2014

LIBROS Y CRÍTICAS: EL GUARDIÁN INVISIBLE.

EL GUARDIÁN INVISIBLE.
DOLORES REDONDO.
EDITORIAL DESTINO.

Esta novela cayó en mis manos por casualidad, gracias a una amiga que me la pasó en ebook (no me gusta nada leer en un libro electrónico) y disfruté con ella. No diré que me entusiasmó, más bien me entretuvo.
Esta historia mezcla fantasía con novela policíaca. Es la primera de la trilogía que dedica la escritora a Baztán; El guardián invisible. La segunda novela de esta serie ya está en venta; El legado de los huesos. Y la tercera, aún por publicar; Ofrenda a la tormenta.
Podéis visitar el blog de la autora: Dolores Redondo Meira
La mitología vasca y navarra es la protagonista en la trilogía. El personaje encargado de descubrir al asesino es una inspectora de la policía Foral; Amaia Salazar. Un personaje humano y sencillo. Sin embargo, esa mezcla de fantasía y mitología no me cuadra y le resta credibilidad a la historia; vamos, que no me ha gustado. Otra cosa que no me gusta son los tópicos sobre las mujeres policías, que una vez más se escenifica en una novela de éste género; lo guapas y atractivas que son las inspectoras de policía. ¿Es que no hay feas y gordas, con narices grandes y celulitis y maridos o parejas imperfectas? Ese detalle hay que mejorarlo dotando de más realismo a los personajes. Es solo mi opinión, la de una lectora asidua al género negro y policíaco.
A la pregunta de si leeré la segunda novela, respondo; quizá lo haga, aunque no está en mi lista de imprescindibles. Eso sí, si se quiere uno entretener lo recomiendo por su ágil lectura y su ritmo frenético.
Soy consciente de que en la red las reseñas sobre ésta novela son muy positivas, pero yo no opino lo mismo.
La lectura, igual que los gustos, son muy subjetivos.

2 comentarios:

La Maripili dijo...

Pues a mi me gustó mucho la novela. Me la regaló mi prima tan sólo porque mezcla lo policíaco con la mitología vasca, que son 2 de mis temas preferidos, y la verdad es que dio en el clavo.
Martina, si somos gordas y feas en la vida real, ¿para qué seguir siéndolo en el mundo literario? además yo prefiero que un escritor se haga famoso por su pluma que por describir personajes como Bridget Jones. Llámame loca, pero me parece que utilizan a las gorditas para ponerse el traje de "la belleza está en el interior" cuando ni ellos mismos se lo creen. Demagogia, esa es la palabra.

mArTiNa AlBeAgA dijo...

Gustar me gustó. Pero me resultó extraño que la prota viera a los fantasmillas y luego se resolviera el final de una manera más terrenal...
Es que me sobran, eso dice mi informe de revisión médica, unos kilillos y oye, que yo en mi curro no veo tanta inspectora tipazo. Ganamos las culonas por goleada...