viernes, 7 de noviembre de 2014

LIBROS Y CRÍTICAS: AUTORIDAD.


AUTORIDAD.

JEFF VANDERMEER.
II NOVELA DE LA TRILOGÍA "SOUTHERN REACH".
EDITORIAL DESTINO.
443 PÁGINAS.

La segunda novela de la serie de ficción de la trilogía "Southern Reach", ha sido un poquito decepcionante. Bueno, la palabra sería desquiciante.
Se divide en cuatro partes:
-Conjuros.
-Ritos.
-Fantasmas.
-Más allá.
Ya relate en la primera novela de la serie, Aniquilación, que me gustó mucho el enfoque del narrador escogido para cumplir el propósito del escritor; introducirse en la mente de la protagonista y narrar todo su mundo interior. Sin embargo, esta vez a escogido a un narrador equivocado, a mi modo de ver. Yo hubiese escogido un narrador protagonista en primera persona.
Primero: he leído algunas críticas sobre este libro y algunos dicen que es un narrador testigo. No, el autor a escogido un narrador cuasi omnisciente, ya que relata el mundo interno del personaje, uno solo, de ahí que no sea omnisciente del todo. Pero el autor comete dos errores en su narración. En toda la novela el protagonista es Jonh Rodriguez, apodado "Control", con un gato llamado "Chorizo o Chori". Es un tipo que envían a la organización que prepara las expediciones al Área X, un lugar extraño con una frontera invisible que va avanzando, y su naturaleza prístina es algo que desconcierta al gobierno. Pues bien, el narrador se centra en este personaje de manera exclusiva, dejándonos introducirnos en su mente y sin revelarnos el futuro. Sin embargo, se le cuelan dos frases de dos personajes distintos que revelan sus pensamientos, entonces ya hablamos de un narrador omnisciente. Pero, en este caso, le concedo el narrador cuasi omnisciente.
Jonh (Control) es un tipo demasiado analítico dominado por su madre, una espía de la Central que lo maneja a su antojo ayudada de técnicas hipnóticas. El cometido de Jonh es interrogar a la bióloga que ha regresado del Área X sin contaminación, algo raro, ya que anteriormente todas las demás expediciones regresaron contaminadas y muriendo más tarde de cáncer.
En toda la novela se mantiene una especie de "guerra fría" con la subdirectora, Grace,  por hacerse con el control de la investigación. Una mujer que fue fiel seguidora de la anterior directora, desaparecida en la última expedición al Área X.
ATENCIÓN: SPOILER.  La directora era la psicóloga que murió en la undécima expedición, la misma expedición de la bióloga, la que ha regresado.
El escritor nos introduce en conversaciones que solo suceden en la cabeza del personaje, pero que nunca se materializan en la realidad. Jonh es un personaje desesperante y... jolín, algo imbécil. No deja de especular, elucubrar, analizar...y no se entera de nada el tío.
Los diálogos no nos llevan a ninguna parte, son surrealistas.
Hay partes en que la narración se pierde en sucesos anteriores que descolocan al lector, que solo espera algo de acción y menos análisis de algo que quizá sucedió o no.
El ruidoso monólogo interior del personaje principal y su filosofar es desesperante, te dan ganas de ir y darle una patada en el trasero y decirle: ¡espabila!
En fin, que Jonh no quiere contaminarse con las ideas ajenas y acaba poniéndonos la cabeza como un bombo... el de Manolo o Perico de los palotes. Sin embargo... me ha encantado la historia por el final sorprendente y porque complementa a la perfección a la primera novela de la serie.
Ya tengo en reserva la tercera entrega de la trilogía, salió ayer y ya descansa en mi mesita de noche.
Por cierto, estoy enamorada de la bióloga, el personaje que pulula por las dos novelas que he leído de la serie. Creo que es cautivadora.
Mi nota: un 7. 

2 comentarios:

Constanza dijo...

Holaaa!!!
me interesó mucho el libro y no lo conocía!
aunque sea el tercero y no me haya enterado de mucho, llamó mi atención <3
Te invito a que conozcas mi blog!
besotes!
<3

mArTiNa AlBeAgA dijo...

Constanza, vale la pena leerlas. Acepto tu incitación y bienvenida. Por cierto; eres la número 50!!!!!
Besos.