miércoles, 10 de diciembre de 2014

EL FOCO.


Sí, vivir es sufrir, aunque eso signifique que tú eres la protagonista de tu vida y no vives la de otros. Los focos están puestos en ti, sobre todo cuando te equivocas y el error cometido es visible a los demás. Y esos "demás" suelen ser personas vengativas, celosas y amargadas: gente cercana que se supone que te quiere.
He vivido durante mucho tiempo con el foco desenfocado, con la luz de mi alma proyectada hacia los demás, hacia los "míos". Estaba equivocada, desenfocada. Si yo no me enfoco seré incapaz de enfocar bien a los demás y eso me lleva a cultivar relaciones insanas, tóxicas, y corres el peligro de ser una de esas "tóxicas" porque ya no puedes dar más luz, porque estás... desenfocada.


¿Y cómo se enfoca correctamente? Reparando el foco, conociendo bien su mecanismo.

Estrenamos nueva imagen del blog y nuevo título, recuperando el que originalmente se abrió en el año 2008.
¡BIENVENIDOS A LA HABITACIÓN DE MI IMAGINACIÓN!

2 comentarios:

Sonia Esser dijo...

¡Sí, hay que sacarle las telarañas al foto! Y si te aburres puedes ponerle papeles brillantes de colorines, así tu vida tiene un enfoque distinto.... jijiji..

¡Un muackiles gordote!

RoSaLíA NaVaRRo dijo...

Buena idea, con papeles brillantes mejor, sin duda.
Muakkk