jueves, 27 de noviembre de 2014

LIBROS Y CRÍTICAS: ACEPTACIÓN.

ACEPTACIÓN.
JEFF VANDERMEER.
EDITORIAL DESTINO.
3ª ENTREGA DE LA TRILOGÍA SOUTHERN REACH.
423 PÁGINAS.

Esta novela está dividida en tres partes:
1- Luz de enfilación.
2- Luz fija.
3- Luz de ocultación.
El Área X sigue siendo un misterio treinta años después y las expediciones científicas que se han enviado no dan respuestas a las muchas preguntas planteadas. En un último intento, un equipo cruza la frontera del Área X para llegar a una isla remota en la que creen que se encontrarán todas las explicaciones posibles al misterio. Si no lo consiguen, el mundo tal y como lo conocemos está en peligro. La sinopsis está muy bien, promete... ¡y una porra!
Acabas teniendo la sensación de que el escritor te ha tomado el pelo o que se guarda una continuación de la historia, sino no se comprende este final tan... merder.
Me fastidia que me vendan la moto sin el casco, es decir: tantos comentarios excelentes del la trilogía por parte de escritores consagrados para luego encontrarte con una historia inacabada que bien hubiese estado lista en una novela corta.
El narrador omnisciente impecable, hasta me ha resultado algo morboso e irónico. Los soliloquios y el monólogo interior de los personajes es lo mejor de las tres novelas. Sin embargo, especular, analizar, presuponer, sin dar al lector una pista de lo que en realidad a sucedido, joroba... y te entra mala leche.
Tras leer la última entrega, la última frase de la trilogía, continúas haciéndote las mismas preguntas. Y la principal es: ¿qué cojo...ha pasado?
¿Un meteorito? ¿Una raza alienígena? ¿Un agujero en el espacio? ¿Una diarrea mental del escritor? Va a ser eso...
Una pena, es buena la historia, el montaje, la trama, el suspense... todo menos el final. El personaje de la bióloga, el mejor.
Destacaría una frase que me ha gustado:
"Predicar implica proyectarse hacia el exterior, imponerse al mundo, y que después este se proyecte sobre ti..."
Una descripción:
"Las gaviotas son molestas ratas celestes, después de un tiempo uno se acostumbra a verlas".
Lenguaje rico, vocabulario extenso, trama perfecta, desarrollo sobresaliente, desenlace bueno, final...suspenso.
No me arrepiento de haber leído la trilogía, es muy buena, pero el final destroza todo. No porque sea malo ni bueno, sino porque no lo hay, a mi modo de verlo.
Mi nota a la novela: un 2.


martes, 18 de noviembre de 2014

COSAS DE MARTINA...

Tengo una "amiga", ya ha dejado de serlo solo por lo superficial que es, que cree que no se puede tener una amistad verdadera con otra mujer que tenga sobrepeso.
Según ella, acaban teniéndote manía y te odian por ser más guapa y esbelta. Es una norma que ella no se salta jamás y lo dice muy convencida. Una regla gravada a fuego...
Así que mejor, según esta "amiga", es mejor codearse con gente con tu mismo peso.
¡A que es una mujer inteligente y nada superficial!
Según ella, una talla 34 es normal. Estás gorda si sobrepasas la talla 36.
 Me temo que me he quedado sin "amiga": yo uso una mayor, y me temo que también tengo más talla de cerebro.

viernes, 14 de noviembre de 2014

LIBROS Y CRÍTICAS: EL ORO DE LOS JÍBAROS.

EL ORO DE LOS JÍBAROS.
JUAN BOLEA.
EDICIONES B.
AÑO 2013.
265 PÁGINAS. 
6ª ENTREGA DE LA SERIE "MARTINA DE SANTO".

Bajo la tutela de un narrador omnisciente, conocemos mejor a una inspectora de la Policía Nacional: Martina de Santo.
La historia comienza cuando la inspectora se encuentra en un retiro vacacional en los Picos de Europa. Allí recibirá la carta de un amigo de la infancia que le reclama su ayuda; teme ser asesinado como sus socios y que le reduzcan la cabeza al estilo jíbaro.
Martina, que en esos momentos tiene el corazón ocupado por un nuevo amor, un famoso antropólogo español, decide ayudar a su amigo, aunque no logre visualizar de quién se trata exactamente.
Nos hallamos ante la sexta entrega de la serie dedicada a la inspectora de policía Martina de Santo. Qué decir de esta entrega... creo que el autor, Juan Bolea, nos ha timado a los seguidores de este peculiar personaje, mostrándonos a una Martina contradictoria y de pronto, romántica y humana. Una mujer que pesa poco más de cincuenta kilos que es capaz de endiñarse un whisky tras otro y conducir con valentía y peripecia en una noche con tormenta. ¡Olé sus ovarios! Un personaje que se muestra frío considerando el amor como un conflicto que solo recurre a él cuando está aburrida, o una perturbación de la vida, y luego romántica hasta la médula rozando la cursilería más vomitiva en la que un lector diabético acabará inyectándose grandes dosis de insulina para no morir...
El escritor nos ubica al personaje en la era de la tecnología pero la ley antitabaco en locales públicos se la salta. Contradicciones que continúan cuando afirma que Martina practica el jogging, ahora es runner, cada día durante cuarenta y cinco minuto o una hora, a pasar a la media hora en pocas páginas.
El propio autor nos describe al personaje con un corazón cartesiano, una inteligencia matemática y un alma que precisa de nutriente afectivos cíclicos pero ningún dueño. La pinta como a una superwoman.
La verdad es que Martina es cobarde en el amor, tan inteligente que no es humana y su corazón está hecho un lío. No se involucra en conflictos emocionales, semejante a la táctica del avestruz, de culo inquieto, que no necesita dormir y luego se queda sobada en cualquier lugar, que come poco, y con la costumbre de evacuar datos que al lector le aburren. A mí me da que el autor ha provocado en su personaje la típica crisis de los cuarenta, porque sino, nos ha tomado el pelo cambiando tan radicalmente al personaje que se nos mostraba en anteriores entregas.
En la novela el autor nos introduce más en los monólogos interiores del personaje. Los capítulos son cortos, la trama fácil, ágil, entretenida, previsible... vamos, como él mismo dijo en una entrevista, "había escrito una novela para la gente". ¡Cuidado, señor Bolea, la "gente" es más inteligente de lo que usted cree y no nos gusta que nos engañen tan descaradamente. Y esa "gente" es la que compra sus libros y le hace ganar dinerito.
Recomendable como entretenimiento pasajero, si tienes algo mejor que leer, no pierdas el tiempo con esta novela.
Mi nota, basándome en la calidad de las anteriores entregas de la serie: un 4. Suspenso, señor Bolea, la "gente" no es tonta.

viernes, 7 de noviembre de 2014

LIBROS Y CRÍTICAS: AUTORIDAD.


AUTORIDAD.

JEFF VANDERMEER.
II NOVELA DE LA TRILOGÍA "SOUTHERN REACH".
EDITORIAL DESTINO.
443 PÁGINAS.

La segunda novela de la serie de ficción de la trilogía "Southern Reach", ha sido un poquito decepcionante. Bueno, la palabra sería desquiciante.
Se divide en cuatro partes:
-Conjuros.
-Ritos.
-Fantasmas.
-Más allá.
Ya relate en la primera novela de la serie, Aniquilación, que me gustó mucho el enfoque del narrador escogido para cumplir el propósito del escritor; introducirse en la mente de la protagonista y narrar todo su mundo interior. Sin embargo, esta vez a escogido a un narrador equivocado, a mi modo de ver. Yo hubiese escogido un narrador protagonista en primera persona.
Primero: he leído algunas críticas sobre este libro y algunos dicen que es un narrador testigo. No, el autor a escogido un narrador cuasi omnisciente, ya que relata el mundo interno del personaje, uno solo, de ahí que no sea omnisciente del todo. Pero el autor comete dos errores en su narración. En toda la novela el protagonista es Jonh Rodriguez, apodado "Control", con un gato llamado "Chorizo o Chori". Es un tipo que envían a la organización que prepara las expediciones al Área X, un lugar extraño con una frontera invisible que va avanzando, y su naturaleza prístina es algo que desconcierta al gobierno. Pues bien, el narrador se centra en este personaje de manera exclusiva, dejándonos introducirnos en su mente y sin revelarnos el futuro. Sin embargo, se le cuelan dos frases de dos personajes distintos que revelan sus pensamientos, entonces ya hablamos de un narrador omnisciente. Pero, en este caso, le concedo el narrador cuasi omnisciente.
Jonh (Control) es un tipo demasiado analítico dominado por su madre, una espía de la Central que lo maneja a su antojo ayudada de técnicas hipnóticas. El cometido de Jonh es interrogar a la bióloga que ha regresado del Área X sin contaminación, algo raro, ya que anteriormente todas las demás expediciones regresaron contaminadas y muriendo más tarde de cáncer.
En toda la novela se mantiene una especie de "guerra fría" con la subdirectora, Grace,  por hacerse con el control de la investigación. Una mujer que fue fiel seguidora de la anterior directora, desaparecida en la última expedición al Área X.
ATENCIÓN: SPOILER.  La directora era la psicóloga que murió en la undécima expedición, la misma expedición de la bióloga, la que ha regresado.
El escritor nos introduce en conversaciones que solo suceden en la cabeza del personaje, pero que nunca se materializan en la realidad. Jonh es un personaje desesperante y... jolín, algo imbécil. No deja de especular, elucubrar, analizar...y no se entera de nada el tío.
Los diálogos no nos llevan a ninguna parte, son surrealistas.
Hay partes en que la narración se pierde en sucesos anteriores que descolocan al lector, que solo espera algo de acción y menos análisis de algo que quizá sucedió o no.
El ruidoso monólogo interior del personaje principal y su filosofar es desesperante, te dan ganas de ir y darle una patada en el trasero y decirle: ¡espabila!
En fin, que Jonh no quiere contaminarse con las ideas ajenas y acaba poniéndonos la cabeza como un bombo... el de Manolo o Perico de los palotes. Sin embargo... me ha encantado la historia por el final sorprendente y porque complementa a la perfección a la primera novela de la serie.
Ya tengo en reserva la tercera entrega de la trilogía, salió ayer y ya descansa en mi mesita de noche.
Por cierto, estoy enamorada de la bióloga, el personaje que pulula por las dos novelas que he leído de la serie. Creo que es cautivadora.
Mi nota: un 7. 

sábado, 1 de noviembre de 2014

LITERAUTAS: TALLER DE ESCRITURA.

TALLER DE ESCRITURA CREATIVA LITERAUTAS.

Una de las mejores webs literarias que ayuda a los escritores noveles a dar rienda suelta a su creatividad.
Ya ha comenzado su taller de escritura, con retos e intercambio entre los compañeros de opiniones sobre los trabajos del taller.
Si te apetece probar, no es necesario apuntarse ni nada parecido, tan solo hay que enviar el relato y cumplir con las bases requeridas.
Si deseas escribir y estimular tu imaginación, haz una visita a:
LITERAUTAS