domingo, 1 de noviembre de 2015

ESCRITORES HIPERSENSIBLES: MEJOR NO LEER SUS NOVELAS.



Crónica de Rosalía:
Una reflexión, ¿está equivocada una persona que opina y valora una novela en contra de lo que la mayoría piense y opine?
Personalmente, creo que no. La lectura es algo subjetiva y muy personal. Cuentan muchos factores a la hora de enfrentarnos a una historia: nuestra educación, nuestra moralidad, el entorno en el que nos movemos... matices que nos hacen únicos ante una lectura. ¿No es fantástico? Yo creo que sí; es maravilloso compartir opiniones y más si son distintas a las nuestras. Reflexiono esto porque he leído de una misma novela muchas críticas buenas en contra de una mala. Y he pensado, tras leer los argumentos de la bloguera, que esa lectora opina bajo su criterio, que casualmente es el mío. A veces tenemos miedo a dar nuestra verdadera opinión sobre una obra, sobre todo en público y cuando todos opinan lo contrario. Y cuando te atreves a darla, te sale el autor por las redes de mal humor y con contestaciones ágrias. O te manda a sus seguidores como corsarios. Pero lo siento, ya he pasado la fase de hacer y decir lo que los demás quieren o consideran que es lo correcto. No me gustan ciertas novelas, igual que me atreví a decir en un grupo de lectura que no me gustaba la forma de narrar de Vargas Llosa. Aquel día dos compañeros más se sumaron a mi afirmación. Y no pasa nada, a no ser que te insulten por ello, como a veces sucede en las redes. Pero los bloqueas y a otra cosa. Señora escritora: por sus replicas groseras a mi opinión respetuosa, no me voy a gastar ni un céntimo más en sus libros, aunque, como dice Martina, escriba la Biblia en versión kamasutra. No me meto con usted, sino con su novela. A ver si los escritores comienzan a ser maduros y a aceptar que su trabajo es público y que podemos opinar de él, con educación, eso sí. ¿Estamos ante una generación de escritores hipersensibles? Empiezo a pensar que sí.
Buen domingo de lecturas.

No hay comentarios: