domingo, 1 de mayo de 2016

LIBROS Y CRÍTICAS: EL SÍNDROME DE JERUSALÉN.

EL SÍNDROME DE JERUSALÉN
JUAN BOLEA
EDICIONES B
336 PÁGINAS

SINOPSIS


Cuando el detective Florián Falomir es contratado para esclarecer el robo de una talla de la virgen que aparentemente no tiene ningún valor especial, no puede imaginar hasta qué punto se van a complicar las cosas. Pronto se verá envuelto en una trama vertiginosa cuya clave podría estar en los misteriosos sucesos de años atrás, cuando tres niños realizaron una serie de supuestos milagros tras una aparición mariana.
Las pistas conducirán a Falomir –un inolvidable investigador de origen armenio que merece un puesto de honor en el actual panorama del género negro- hasta la ciudad de Jerusalén, donde entrará en acción la inspectora Martina de Santo, el personaje fetiche de Juan Bolea.

DATOS TÉCNICOS

Año 2016
Séptima entrega de la serie dedicada a la inspectora de policía Martina De Santo.
Anteriores novelas de la serie por orden: Los hermanos de la costa, La mariposa de obsidiana, Crímenes para una exposición, Un asesino irresistible, La melancolía de los hombres pájaros y El oro de los jíbaros.
Narrador en primera persona: protagonista.
La novela en versión Ebook tiene fallos en los números romanos.
54 capítulos y un epílogo.
Web del autor: Juan Bolea

CRÍTICAS EN LA RED

Aún no existen críticas ni reseñas de blogueros de esta novela.

PÁGINA13

"Ser plato de segunda mesa no iba a ofenderme, pues según mi biblia parda, los últimos serán los primeros".
"Su falda era tan corta como la cuerda que me ataba a la razón".

OPINIÓN PERSONAL

La historia es muy atractiva y engancha, con la religión y las apariciones místicas como fondo. Me ha encantado. Juan Bolea es uno de mis escritores favoritos. Describe los espacios, los paisajes, las escenas y a los personajes magistralmente. Aunque esta novela pertenece a una serie se puede leer independientemente de las anteriores. Sin embargo, los que seguimos a la inspectora Martina De Santo desde el principio, cuando era subinspectora en la ciudad ficticia de Bolscan y su bixesualidad era atractiva, hemos quedado decepcionados (hablo por Rosalía y por mí). Ya desde la quinta entrega, en La melancolía de los hombres pájaro, el personaje ha evolucionado a un plano ¿etéreo, místico, anoréxico? Y luego esa forma que ya viene de la quinta entrega, de resolver los casos de una forma mágica, es decir, que solo la inspectora sabe y el lector se pregunta ¿qué?. No me gustan esos desenlaces en los que el lector queda marginado.
Ains, con la ilusión que tenía con reencontrarme con Martina De Santo. En esta entrega tiene ya cuarenta y algo, la conocimos con treinta y cinco. La verdad, me gustaba más aquella subinspectora enamorada de la mujer equivocada, más humana, más cercana al lector.
El léxico alto y la prosa exquisita llena de metáforas originales.
Por cierto, que sale la ciudad donde actualmente vivo: Lleida, a colación del arte expoliado a los aragoneses.
Lo que más me ha gustado: la historia, las descripciones, la atmósfera que crea el escritor y el personaje principal: Falomir
Lo que menos me ha gustado: el desenlace y el final atropellado. El personaje fetiche de Juan Bolea, Martina De Santo, que parece inhumana.

SPOILER

Si quieres saber por qué no le doy la máxima puntuación, pincha en el enlace, fliparás... o no.
Página13/Spoiler/El síndrome de Jerusalén

CALIFICACIÓN

Le doy un 6 de los 10 puntos en juego: 6/10
Por la forma en la que se resuelve el caso, poco satisfactorio y sacado de la manga, y por el esperpéntico papel que representa el personaje de la serie.