jueves, 31 de agosto de 2017

NO SOY YO, ES TU NOVELA.

LECTURAS, LECTORES Y EXCUSAS.

Este jueves las Britt pasamos olímpicamente de publicar una reseña literaria para hablar sobre ese fenómeno llamado; excusas para no decir que una novela te ha resultado soporífera.
Muchos habéis leído u oído eso de: no era el momento de leer esta novela, por eso no me ha gustado. No era mala la novela, era yo...
A ver, razonemos esto y dejémonos de ser políticamente correctos y pedantes. O una novela nos entra o no nos entra. ¿El momento? Pues sí importa pero porque es cierto que cuando leemos y adquirimos cierto bagaje cultural y lector (porque hemos leído cosas buenas y de calidad) nuestro gusto se vuelve más exigente y ya no nos conformamos con cualquier lectura. 
A mi entender, el lector está plagado de complejos a la hora de dar su opinión respetuosa y sincera. No, no hablo de esos lectores que dicen: tu novela no vale ni para calzar una mesa. No, esos no, por favor, más glamour, aunque lo pienses.
Que sí, que el escritor o escritora (maldita dualidad del lenguaje) se ha esforzado y ha trabajado mucho en su obra pero no le voy a dar una medalla al mérito por eso. Puede poner mucho empeño, trabajo y esfuerzo en la novela y eso no significa que vaya a salir bien. Yo me empeño en hacer croquetas y me salen mierdas de perro que no se come ni mi mayor admirador. Vamos, que se las tiras a los patos del Segre y se cagan en mi familia. Pues con las novelas sucede lo mismo; o te entra la historia o no te entra, independientemente si esa novela tiene fallos técnicos o no.
Entonces el momento no es decisivo en el aspecto que le queremos dar, pero sí cuando se trata de valorar a través de tu bagaje cultural, tu filtro más refinado, tu paladar entrenado... Yo era muy fan de Mary Higgins Clark y ahora no me vale. Sin embargo, hay obras que con el paso del tiempo no dejan de ser auténticas joyas. Pero si hablamos del momento emocional, pues claro, no vas a leer una novela de pérdidas (no me refiero a las pérdidas de orina) si tu pareja acaba de morir, pues no es el momento, leñe.
¡Fuera complejos! Y empiezo yo para que veáis que con educación y respeto se pueden decir las cosas. A ver, a ver, no os garantizo que ante vuestra opinión negativa salga la fiera del escritor a mandaros a hacer croquetas o a pastar ovejas, en el mejor de los casos.
No me gustó Felices los felices, de Yasmina Reza. ¡Qué pasa! 
No me gusta el estilo de Vargas Llosa. Y algunos escritores nobeles tampoco. En la imagen tenéis los libros que no nos gustaron a las Britt este año lector y que seguramente muchos disfrutasteis.
Vamos a quitarnos los lectores complejos y manías. No hace falta ser crítico literario para opinar y decidir si una novela nos ha gustado o no. Igual que no hace falta ser un cocinero de cinco estrellas para saber si nos gusta la tortilla de patatas con cebolla o sin.

Entrada destacada

I PREMIOS BRITT 2017.

Si aún no has llegado a Lleida, te damos unas sencillas instrucciones para acceder a la gala de los I Premios Britt: INSTRUCCIONES ...